¿Qué distribución de Linux me conviene instalar?

Realmente existen muchas distribuciones, conocidas generalmente como “distros“, de este sistema operativo.
Algunas son proyectos sólidos y reconocidos en el ambiente Linux como por ejemplo Debian (que es el que yo utilizo).
Ubuntu (versión popularizada de Linux por su automatización -distro basada en Debian-).
RedHat, CentOS, Xubuntu, Linux Mint, y la lista continúa.
Lo cierto es que, siendo el kernel (corazón del sistema Linux) gratuito gracias a su licencia GNU/Linux, cualquiera puede hacer una modificación en el kernel a su medida, según su propio agrado y tener su propia distribución del sistema.
La única condición, es que mantenga la licencia GNU en los mismos términos de ser libre (se debe exponer el código a quien lo desee modificar) y gratuito.
Yo he optado por Debian por la gran comunidad tanto de usuarios en general como de expertos de diversos países que le dan continuidad.
Al momento de optar por una distro para su instalación, lo que hay que tener en cuenta es el equipo donde se va a instalar y conocer el hardware que se utilizará. Esto se debe a que en ciertos equipos con recursos poco actualizados no se puedan instalar las versiones más nuevas de una distro determinada.
Por ejemplo, Debian cuenta con su versión actual Jessie lanzada a mediados de 2015. La última versión de Debian se denomina stable (estable) mientras que su versión anterior, llamada Wheezy, se la considera old-stable. Generalmente las versiones se actualizan permanentemente en cuanto a cuestiones de seguridad y otros temas, pero cada dos años cambia de nombre.
Jessie y Wheezy son nombres de personajes de la película Toy Story, de Disney Pixar. Esto se debe a que en 1996, Bruce Perens, quien lideraba el proyecto Debian, trabajaba en Pixar.
Por eso su primer versión fue Buzz, pasando por muchos otros personajes hasta llegar a la cowgirl Jessie al momento de escribir este texto.
Existe una curiosa versión unstable (inestable) llamada Sid -el niño que hacia maldades a los demás juguetes y los rompía- aunque también se dice que se debe a las iniciales de “Still In Development” (aún en desarrollo) en donde se realizan la mayoría de las pruebas piloto de nuevos servicios, scripts, comandos, etc., sobre un kernel desprolijo y desordenado pensado justamente para ser usado a modo de tester y “brainstorming“ (tormenta de ideas) de nuevo código.
Lo cierto es que la old-stable suele ser buena opción para comenzar con equipos no tan nuevos y, obviamente, recomiendo la versión stable para el aprovechamiento del nuevo hardware.
Para optar por algunas de las versiones de Debian, podemos visitar el sitio oficial: http://www.debian.org
En próximos post estaré publicando los comandos más utilizados.
Tal como aprendí de un buen maestro, lo ideal es acostumbrarse a la versión en inglés y, al uso de la consola en lugar de los entornos gráficos. Tanto más si trabajaremos con grandes servidores.
Hasta pronto!

Anuncios

Acerca de proferay

- Linux SysAdmin at: BLGNet SRL - HTML, CSS, PHP & MySQL Developer
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s