Acerca de Yo

Clásico… En toda página hay algo que habla de su autor. Si viene de Marte, si no es más que otro mortal con aires de grandeza, si realmente es quien dice ser, si dice algo que valga la pena ser leído.

Lamento decepcionarlos. No tengo el tiempo que desearía para hablar bien de mi mismo. Si contara con dicho tiempo, debería ponerme a pensar si existe algo que pueda extravalorar como para justificar su mención desde mi propia perspectiva (algo, de por sí, fuera de lugar).

Pero en síntesis, soy Yo. No soy ningún otro. Eso, en sí mismo, me distingue y, ahora que lo pienso, me sienta bien ser yo mismo. Cuando trato de vivir la vida de otro, termino sintiéndome pésimamente mal.

Aficionado a las computadoras desde el año 1989. A las series televisivas desde 24 hs. y obviamente Breaking Bad. Cinéfilo con poco tiempo para ejercer.

Linuxero tardío pero asombrado de sus capacidades.

Cristiano, mal que le pese a algunos. No creo que lo haya podido elegir yo a Dios, sino que Él se encargó de convencerme de que era real y, por lo tanto, hay poco que decir en Su contra. Me evidenció algo, que mi razón logró comprender luego. Así que sí! Fue “la carreta delante del caballo” y me la llevé por delante! Lo quiero mucho a Dios, y trato de hacer aquellas cosas que están pendientes para distribuir Su mensaje de perdón. Él fue el que dijo: “Al que mucho se le perdona, mucho ama”. Realmente Dios ha perdonado grandes horrores de mi vida y no tengo manera de agradecerle que no sea hablando a los demás de Él.

En la iglesia Rey de Reyes del pastor Claudio Freidzon yo trabajaba en mantenimiento y hacía algunos trámites bancarios cuando todavía estaba en Ciudad de la Paz 1971. Cuando la iglesia se mudó a Olazabal 2547 compraron una computadora y el pastor Freidzon me preguntó: ¿querés hacerte cargo del área informática de la iglesia?

Mi corazón latía con rapidez, era un tema importante, que recién comenzaba a surgir en Argentina. No había mucha gente que supiera de esos temas, salvo alguno que otro con sus Commodore por ahí. La propuesta era ambigua. Me interesaba demasiado ingresar a ese nuevo mundo informático, pero mis limitaciones eran claras. Y se lo hice saber:

– “No sé ni cómo se enciende!” le dije.
– “No importa, vas a aprender con un manual que nos van a dar y cualquier cosa llamás al muchacho que nos vendió la máquina y le preguntás”.
– “Entonces sí!”

Mi recorrido en el mundo de las PC ha sido largo e ininterrumpido. No creo que tenga un límite. Una cosa se une a la otra y cada vez se vuelve más complejo todo: Comencé con MS D.O.S. en una PC compatible, (XT !!!) anterior a las AT 286! con monitor ambar, discos flexibles de 5 1/4″de esos que para hacer funcionar el sistema había que ir cambiándolos y sólo comenzaban a girar cuando se bajaba la “palanquita”.

1

Todavía no existía Windows y aprendí a programar en bases de datos relacionales antes que cualquier otra cosa con un manual de dBase III Plus que nos había prestado el pastor Osvaldo Carnival  de la Iglesia Catedral de la Fe (Caballito) muy amigo de Claudio.

Ese fue mi puntapié inicial en el área informática. Luego conocí el Lotus 123 (hoja de cálculo) y no paré hasta el día de hoy pasando por innumerables tecnologías, sistemas, comandos, programas, cambios de paradigmas y demás cuestiones que no viene al caso porque suenan más a una cuestión nostálgica que a lo que realmente ha sido: un avance impresionante!

Debo, a los que recién se inician, aclararles que están ingresando a un mundo complejo. El ambiente de los bits, es atrapante… Consideren bien su camino, porque muchos quedan en la superficie por mera distracción. Todo en la vida se sujeta a eso. Las luces que rodean aquello que nos interesa es a veces tan intensa que quedamos encandilados y enamorados por muchísimos estorbos que parecen ser la meta, pero… no nos engañemos, ningún jugo de naranja dulce con hielo en medio del camino es el fin en sí mismo de dicho camino, es necesario continuar si se quiere llegar al final.

Sólo mencionaré que fui tentado a abandonar la programación cuando las bases de datos pasaron del lenguaje estructurado a la programación orientada a objetos (POO). El cambio fue muy fuerte! Por entonces programaba y compilaba en lenguaje Clipper y no podía tolerar no comprenderlo absolutamente todo! Pasaron  algunos años hasta que retomé la programación y pude comprender mejor su utilidad.

Ese sentimiento de querer saberlo todo, todavía me persigue, pero no me permito caer en la tentación de convertirme en un experto en todas las áreas. Cierta vez un analista de sistemas me dijo: “Soy analista de sistemas graduado de la universidad, pero si cambio de banco, necesito que venga una señorita y me explique el modo en que debo utilizar el cajero automático porque no lo programé yo y necesito instrucciones”.

Así que, como ven, sigo en carrera y trato de compartir lo que sé.

Hace un tiempo culminé un excelente curso (muy recomendado) de Linux en LinuxCollege

No hay mucho más que eso.

Gracias a aquellos que les pueda ser útil alguno de mis post por leerlos y espero que sigan investigando y curioseando porque ese es el único modo de conocer, de saber, de meterse en el tema.

Que Dios los bendiga!

Raimundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s